Archive for the ‘Ejercicio 13: Lo que el signo esconde’ Category

Ejercicio 13: Lo que el signo esconde

24 February 2010

Director: Txomin Badiola

Lugar de realización: Sala 2.1

Afirma Boris Groys:Cada signo designa algo y remite a algo. Pero al mismo tiempo, cada signo esconde también algo, y desde luego no esconde -como normalmente se afirma- la ausencia del objeto designado, sino sencilla y simplemente un trozo de superficie mediática, el trozo que ese signo ocupa material y mediáticamente. De ese modo, el signo tapa la visión del soporte del medio que soporta. Por eso, la verdad mediática del signo sólo se muestra cuando ese signo es eliminado y retirado, posibilitando así la visión de la forma del soporte. Alcanzar la verdad mediática del signo significa suprimir ese signo, apartarlo, borrarlo -como si fuera suciedad- de la superficie mediática”.

En relación a esta problemática se han generado las obras tituladas genéricamente Lo que el signo esconde. Dichas obras constan de dos tipos de elementos:

– Una construcción escultórica anterior que ha sido sometida a diferentes desplazamientos de sus soportes materiales, desde los más virtuales a los más masivos: de la maqueta inicial, a su construcción física, después fotografiada, la fotografía manipulada hasta obtener una imagen gráfica, la imagen interpretada como un relieve en escayola que, a su vez, fue escaneado tridimensionalmente, tras esta operación se ha obtenido finalmente por un procedimiento mecánico una versión masiva en madera.

– El segundo tipo de elementos tiene un carácter textual. Frases, en las que se reconoce algún tipo de intensidad, fueron recolectadas a lo largo del tiempo, creándose un listado. Tal relación quedó cerrada en un momento dado. A partir de dicho momento, la totalidad de lo allí recogido fue empleado en la elaboración de unos bloques textuales generados según afinidades intensivas; un total de 11 bloques. Tres han tomado cuerpo en la versión material ya realizada y la totalidad de ellos lo hará a través de los cuerpos de los participantes durante el desarrollo del ejercicio.

Este ejercicio toma como punto de partida estos bloques textuales.

A partir de esquemas abstractos, numéricos o geométricos que asignen determinados cuerpos con determinados textos y determinados tiempos y espacios, busca la obtención de un  esquema que haga efectiva la corporalización de los mismos a través de la voz en movimiento. Intervendrán en el evento 11 personas, cada una de las cuales  se ha aprendido un texto de memoria. Dichas personas se moverán en los sectores de una partición espacial del suelo hecha al efecto según unas pautas autogeneradas (juegos infantiles, juegos de mesa). Recitarán su texto como un mantra según unas pautas marcadas y según unas variables de intensidad de la voz —susurro o voz alta— o de velocidad de la dicción —rápida o lenta— relacionadas con su posición en el espacio.

Además de estas personas se incluirán en dicho recinto a los encargados del registro así como al público que pueda ser incorporado.

El ejercicio pretende identificar aquellos momentos en los que más allá del caos textual, espacial o humano, se produzca una forma, un resplandor de sentido, intentando capturarlo a través de los distintos registros.



españolenglish